sábado, julio 15, 2006

REPASAR LAS FUENTES

Por: OTTO BOYE

En el ICHEH hemos comenzado un esfuerzo, que pronto se verá en la red. Estamos digitalizando, para colocar en línea, textos clásicos del pensamiento humanista cristiano. La finalidad es la difusión más amplia posible de sus fuentes documentales inspiradoras. Queremos que todos quienes lo deseen tengan acceso a esos textos y nunca más dependan sólo de libros generalmente agotados y que tampoco se consiguen con facilidad en la bibliotecas. Puestos en la red quedarán al alcance de más personas que nunca antes, y, lo que es básico, muy en especial de los jóvenes.

Respecto al sentido de este empeño, quisiera, entretanto, subrayar una idea simple, pero de gran alcance: no se trata de volver a las fuentes como si quisiéramos retroceder. Eso no tendría sentido o equivaldría a huir hacia un refugio del que no se querría después salir de buena gana. Se trata, en realidad, de ejercicios variados. Para los más preparados y conocedores, la tarea consistirá en repasar los fundamentos ya aprendidos, para revitalizar su acción temporal en el actual momento histórico nacional y mundial. Para los otros, los que van llegando y se aproximan al humanismo cristiano, la herramienta le servirá para conocer de modo directo unas fuentes extremadamente ricas y profundas, verdaderos cimientos sobre los cuales construir en forma constante.

En este punto preciso se encuentra uno de los capitales más preciados de esta corriente de pensamiento. Ella posee una arquitectura sólida, capaz de atravesar los tiempos más tormentosos. Sólo a modo de ejemplo, tomemos a Aristóteles. Hasta hoy es visto como un pensador que hizo aportes de validez universal. Cuando más de quince siglos después apareció Santo Tomás de Aquino en el seno de la Iglesia Católica medieval, se produjo un fenómeno notable: el pensador católico, considerado una cumbre de la teología, adoptó a Aristóteles como columna vertebral de su pensamiento, aceptando todos los aportes compatibles con el cristianismo de ese momento. Ocho siglos más tarde, a su vez, el filósofo y pensador francés Jacques Maritain actualizó a Santo Tomás de Aquino, respetando todo lo sólido desarrollado por éste y por Aristóteles.

La pauta que nos hemos impuesto comienza con obras básicas de Maritain, Emmanuel Mounier y el padre Lebret, entre los pensadores franceses, cuya influencia ha sido decisiva en Chile. Se proporcionarán, también, los vínculos para acceder fácilmente a todos los grandes documentos de Doctrina Social de la Iglesia, cuyos textos completos se encuentran desde hace mucho tiempo en la red. No olvidaremos, por supuesto, textos de pensadores alemanes, italianos y de otros países de Europa, ni tampoco algunos escritos de autores latinoamericanos. Por último, no menos importante será poner a disposición de los lectores algunos textos escritos por chilenos.

UN AVISO A TODOS LOS QUE NOS LEAN: si tienen textos importantes de clásicos del humanismo cristiano, ya digitalizados en Word, que estimen conveniente colocar en red, no vacilen en enviarlo al ICHEH por correo electrónico (icheh@ctcinternet.cl o icheh@icheh.cl) Hay en la red mucho material y no siempre encontramos todo lo que hay. Hacernos llegar datos de lugares en la WEB donde haya textos con este contenido nos ayudará mucho. A vía de ejemplo, les recomiendo visitar el sitio www.humanismointegral.com Se llevarán una grata sorpresa.