martes, julio 04, 2006

ABRIENDO EL DIÁLOGO

Escribe: Otto Boye

Comprendo perfectamente la dificultad para escribir en este sitio por parte de quienes no han dado el salto de colocar textos propios en el ciberespacio. En cierta forma, esto asusta, da vértigo. Como se trata de una herramienta bastante nueva, destinada, además, como queremos hacerlo, a difundir un pensamiento de gran profundidad y trascendencia, como es el caso del humanismo cristiano, nos toma tiempo decidirnos a utilizarla. Pero estamos desafiados a hacerlo. Quiero invitar a mis colegas en el Directorio del ICHEH a escribir reflexiones sobre temas actuales, en escritos cortos, que, en este medio, ¡son los que se leen!

Se viene la convocatoria del Congreso Nacional de la DC. El 28 de este mes será oficialmente convocado, pero ya Soledad Alvear nos ha dicho que estamos en "estado de Congreso", lo que implica que ya debemos comenzar a pensar en esa dirección. A la vez, en un artículo de Mariana Aylwin en La Tercera de ayer, en su página 3, nos dice sobre este evento: "Si lo hacemos bien, renacerá una nueva DC, abierta a la ciudadanía, reconectada con la diversidad de la sociedad, atractiva para los sectores emergentes y fortalecida en su unidad interna". El fruto de ello, en un proceso que debe culminar el 12 de Octubre del 2007, deberá expresarse, entonces, en una auténtica renovación partidaria.

En este marco, que abarcará casi quince meses, ningún tema relevante para el destino chileno puede quedar al margen, lo que nos ofrece una oportunidad para abrirnos al diálogo, planteando con altura los caminos para darle a nuestro país un nuevo impulso en su marcha hacia el desarrollo integral que lo convierta en una sociedad solidaria, en "una patria para todos".
-------
Aprovecho para pasar un avisito: el texto completo del libro que me publicó el ICHEH en 1984, titulado "La no violencia activa. Camino para conquistar la democracia.", está en línea en el siguiente sitio que cualquier interesado puede consultar pinchando aquí: http://noviolencia-activa.blogspot.com En tiempos democráticos, como los que vivimos, este camino también sirve. Diría más: es el camino de la democracia, puesto que el de la violencia terminaría en su destrucción.